Vecinos de diferentes localidades del municipio de Santiago de Anaya, denunciaron que la empresa Cementera Trituradora y Procesadora de Materiales Santa Anita, ha incumplido con las normas ambientales, por lo que no sólo pone en riesgo a por lo menos 10 mil pobladores, sino también a la zona turística de las grutas Xoxafi que se encuentra en el lugar.

Al señalar que Santiago de Anaya, es considerado uno de los municipios de alta migración y pobreza y hace aproximadamente un año, un grupo de inversionistas acudió al lugar y mediante engaños de instalar una empresa agroindustrial, adquirieron alrededor de 300 hectáreas de terreno a un bajo costo, la mayoría de ellas son terrenos que pertenecen al ejido del Enhebro.

Gerardo Hernández Vargas, uno de los denunciantes, desconoce a quien pertenece el grupo Santa Anita, algunos rumores señalan que es una filial de Cruz Azul. El problema con la empresa es que tras conocerse que se instalaría una cementera, prometieron generar mil 200 empleos, de los cuales a la fecha sólo se cuenta con 400 siendo el 50 por ciento trabajadores de otras entidades.

Señalaron también que se desconoce si han cumplido con los requisitos como el manifiesto de impacto ambiental, cambio de uso de suelo, debido a que todo el expediente desapareció con el cambio de gobierno municipal. Ante las anomalías que se han detectado en la empresa un grupo de regidores contacto a la asociación ambiental, «Fundación Sustenta».

Al mismo tiempo alertaron sobre el riesgo que corren las comunidades asentadas junto a la cementera. La roca caliza al ser triturada genera una serie de polvos dañinos a la salud, por lo cual se generan riesgos de cáncer y problemas pulmonares, además de que utilizan como combustible llantas y residuos tóxicos.

Dijeron también que otro de los problemas que Santa Anita puede traer a la población se da con las detonaciones a través de dinamita, debido que en la zona se encuentran las grutas del Xoxafi, un desarrollo turístico de los pobladores que tiene como principal atractivo una serie de cuevas en las cuales se prevé existen fósiles marinos.

Añadieron que existen malas condiciones laborales y que en diciembre un grupo numeroso de trabajadores pertenecientes al municipio fueron despedidos sin ningún tipo de indemnización.

Finalmente aseguraron que al menos seis comunidades con una población de más de 15 mil personas se localizan a escasos tres kilómetros de la cementera como son Palmar, La Blanca, Guerrero, González, Mezquital y Cerritos, serían las más afectadas, por lo cual pudieron la intervención del gobierno estatal para exigir que la empresa cumpla con todos los requerimientos ya que esta tiene un avance de más del 70 por ciento, además de solicitar beneficios como la instalación de un hospital y un universidad y la conservación de calles y caminos entre otros.

Notas relacionadas:

Ecologistas se suman a inconformidad contra cementera en Santiago de Anaya

Comentarios

comentarios