Luego de manifestar que en la capital del estado y zona conurbada donde la Comisión de Agua Alcantarillado y Servicios Intermunicipales (Caasim), presta el servicio, se pierde un volumen cercano al 50 por ciento, el titular de dicho organismo, Abraham Rubluo Parra, aseguró que se deben atender todos los problemas que se generan para la distribución del líquido ya que de lo contrario habrá una crisis. 

De acuerdo con el funcionario, entre las complicaciones que se enfrentan en estos momentos, destacan que al contarse con alrededor de 150 mil tomas clandestinas, así como al menos 30 fugas diarias, el organismo a su cargo pierde al menos el 50 por ciento del agua que se extrae para consumo humano. 

Manifestó que, esta es una situación que se debe atender desde estos momentos ya que de lo contrario, en un plazo no mayor de tres años se vivirá una situación similar a la de Nuevo León, lo cual dijo además de no ser deseable, se puede evitar con acciones oportunas de atención a la problemática que se presenta de forma cotidiana en esta materia.  

Luego de señalar que en los meses de marzo y abril Pachuca y Mineral de la Reforma vivieron una crisis grave de agua potable, refirió que  son diversos factores que influyen para la escasez de agua en los 14 municipios que atienden Caasim, pero también para el resto de las demarcaciones del Estado. 

Después de mencionar que la dependencia extrae un volumen aproximado de mil 700 litros por segundo y de esto se pierde el 50 por ciento esto es 850 litros, dijo  que, alrededor del 30 por ciento se va en el huachicoleo y 20 por ciento en fugas.  

Para finalizar, en materia de infraestructura, aseveró  que hay tuberías que tienen 90 años, pese a que su vida útil es de 25, además de añadir que en lo referente al robo de agua, la Caasim registra 250 mil tomas de agua potable, pero se estima que hay 150 mil clandestinas que no pagan el servicio. 

Comentarios

comentarios