Dueños de puestos, juegos mecánicos y trabajadores de ferias se manifestaron frente a la presidencia municipal de Tula, ahí solicitaron a las autoridades, que los dejen trabajar y se autoricen los festejos en las diferentes comunidades y colonias del municipio.

Esto a pesar de que el estado de Hidalgo, lleva una semana que regresó a semáforo rojo  por la contingencia sanitaria derivada del Covid-19.

A la Presidencia Municipal, arribó un grupo de manifestantes de este sector; quienes señalaron que llevan 5 meses sin trabajar, han tenido que pedir prestado y vender sus muebles, para poder subsistir.

Pidieron que regresen las fiestas populares, cuestionaron el  que ya abrieron los negocios no esenciales, y  ellos dicen,  también tienen derecho de ganarse la vida honradamente.

Los quejosos, fueron atendidos por el secretario municipal Alejandro Álvarez Cerón, quien les explicó que las condiciones epidemiológicas actuales son de semáforo rojo en la entidad, lo que significa que existe un máximo riesgo de contagios por coronavirus.

Se dijo que, siempre y cuando las condiciones epidemiológicas mejoren, se buscarán alternativas para que puedan desarrollar su actividad. Pero esto será  hasta semáforo amarillo.

Cabe destacar que en Tula, antes del cierre de actividades en comercios y cancelación de todo tipo de eventos por el Covid, por lo menos había cada mes tres festejos patronales en las comunidades, en donde se instalaban puestos de feria y atracciones mecánicas.

Comentarios

comentarios