• Lucía Ángeles Godínez, originaria de Actopan, se convirtió en la primera ciudadana hidalguense en ser registrada con el apellido de la madre en primer término a través de un amparo.

 

  • México Igualitario celebra la aprobación de la reforma de prelación de orden de los apellidos sin discriminación hacia las familias homoparentales y lesbomaternales

 

  • Se espera que en las próximas semanas el Juzgado de Distrito emita una sentencia que siente un precedente para futuros casos en el Estado

 

  • Exhortan al Poder Ejecutivo a emitir el reglamento del Registro del Estado Familiar y capacite al personal para brindar la atención sin discriminación

Lucía Fernanda Ángeles Godínez se convirtió en la primera menor en la historia del estado de Hidalgo en ser registrada con el apellido materno como el primero en su nombre. Con el acompañamiento de la organización México Igualitario, los padres de la menor presentaron un amparo en contra de la Dirección del Registro del Estado Familiar del Estado de Hidalgo, ante el Cuarto Juzgado de Distrito con residencia en el Estado, en el cual solicitan que se les permitiera elegir el orden de los apellidos de la menor, por no existir en la legislación actual impedimento alguno.

Tras una lucha legal que duró aproximadamente cinco meses y que encontró resistencias en autoridades municipales y estatales, se logró el registro el 23 de marzo de este año, aunque por motivos legales no se había dado a conocer.

Del estudio de la normatividad vigente en el estado, México Igualitario no encontró ninguna reglamentación que señale explícitamente el orden que deben llevar los apellidos de los menores registrados en el estado, ya que el artículo 416 de la Ley para la Familia del Estado de Hidalgo establecía lo siguiente: Artículo 416.- El acta de nacimiento se inscribirá con la asistencia de dos testigos que puedan ser designados por las partes interesadas; contendrá el año, mes, día, hora y lugar de nacimiento, el sexo del presentado, el nombre y apellidos que le correspondan al inscrito sin que por motivo alguno pueda omitirse la razón de si es presentado vivo o muerto, asignándole la Clave Única del Registro de Población. Se tomará asimismo la impresión digital del presentado. Sin embargo, los padres de la menor encontraron negativas en los registros civiles de Actopan, El Arenal y Pachuca, por lo que decidieron interponer un recurso legal para lograr el registro de su hija en sus términos. “Que siempre se registre primero el apellido paterno en el nombre de los menores es solamente una costumbre que no tiene fundamento legal en la entidad, pero que a fuerza de tradición e inercia cultural se impone y se replica sin cuestionarse”, explicó la abogada Yolanda Molina Reyes, representante legal del caso.

México Igualitario ingresó una petición formal ante las autoridades estatales para lograr el objetivo, pero en el primer intento el Registro Familiar del Estado de Hidalgo se rehusó a realizar el trámite, alegando que según la ley eso no era posible; ante la negativa, se interpuso un segundo recurso, esta vez un amparo ante el Juzgado Cuarto de Distrito, el cual otorgó una suspensión para no vulnerar el derecho a la identidad de la menor, por lo que ordenó al gobierno del estado cumplir con el deseo de los padres. Fue así como finalmente se logró el registro de la menor con el apellido materno como el primero, generando también su Clave Única de Registro de Población (CURP) derivada de este orden. “Tomamos esta decisión en pareja como un acto político para seguir visibilizando la lucha por los derechos de las mujeres. Las mujeres han sido borradas de la historia empezando por el nombre, su presencia, su legado y su herencia se eliminan desde el registro de sus apellidos.

Lo que no se nombra no existe simbólicamente en el ámbito social, por ello decidimos registrar a nuestra hija en estos términos, para visibilizar la presencia de las mujeres. Estamos contentos de que nuestra hija haga historia y esperamos que esto se replique de aquí en adelante, invitamos a las autoridades que eliminen cualquier traba legal o tradicional para que los padres puedan decidir libremente, sin imposiciones”, expresaron Edna Ángeles y Gustavo Godínez.

Aunque el objetivo se logró, el Juzgado Cuarto de Distrito aún debe emitir un veredicto final sobre el caso, proyecto que podría establecer un antecedente legal que abriría la puerta para que se pueda registrar a los hijos con el orden de los apellidos que elijan los padres, pero el proceso fue interrumpido por la suspensión de labores derivada de las estrategias para combatir la pandemia del virus covid-19.

A pesar de que las actividades en el Poder Judicial de la Federación se han reanudado paulatinamente, el veredicto aún sigue pendiente. Hoy, la Legislatura del Congreso local, aprobó con 23 votos las modificaciones al veto que el Gobernador hizo pues la reforma original presentada por la panista Claudia Lilia Luna Islas se introdujeron también candados para los matrimonios homoparentales y lesbomaternales.

Desde México Igualitario “celebramos la aprobación de esta reforma que permitirá a todas las niñas y niños, ser reconocidos de acuerdo a su realidades y familias, en condiciones de igualdad y no discriminación.

Exhortamos dijeron,  al Poder Ejecutivo para que emita el reglamento del Registro del Estado Familiar, que está pendiente al menos, desde hace un año y que en este reglamento no se perpetúen estereotipos en contra de las mujeres y la comunidad LGBTTTIQ+, y capacite a los servidores públicos a su cargo para que realicen sus labores sin discriminación.

Comentarios

comentarios