“Es mejor prevenir un accidente, que remediar un accidente” así los señaló el Arzobispo de Tulancingo Domingo Díaz Martínez al oficial la misa del primer aniversario luctuoso de los 137 fallecidos por el incendio en un ducto de Pemex en San Primitivo, Tlahuelilpan.

En la iglesia de San Francisco de Asís ubicada en el centro de Tlahuelilpan, cientos de personas, entre familiares, amigos y vecinos de los municipios circunvecinos, recordaron a sus difuntos a  unas horas de cumplirse el primer año de esta tragedia.

El Arzobispo pidió a Dios, para que les de fuerza a las familias de las víctimas; por su parte el Obispo de la diócesis de Tula Juan Pedro Juárez Meléndez quien estuvo acompañando al arzobispo en esta misa, dijo “no están solos”, señaló el líder eclesiástico de Tula a su feligresía que rezaron por los 137 fallecidos.

Algunos portando una foto de su familiar, otros en crucifijos, y algunos más con veladoras, pidieron por el alma de sus difuntos, así también agradecieron  por los sobrevivientes de esta tragedia que enlutó a este municipio de Hidalgo el 18 de enero del 2019.

Comentarios

comentarios