La presidencia municipal de Progreso de Obregón fue incendiada durante las protestas de colectivos feministas, familiares y pobladores que exigen justicia por el feminicidio de la doctora Beatriz Hernández, quien murió el pasado 9 de junio al interior de la galera municipal, donde había sido remitida tras un accidente vial.

Las manifestantes en su mayoría mujeres vestidas de negro con morado, con el rostro cubierto y con cartulinas en mano, marcharon por más de una hora por las principales calles del municipio al grito “La policía no nos cuida, nos mata”, “ni perdón ni olvido, castigo al asesino”, “Justicia para Bety”.

Al llegar a la explanada del palacio municipal, un contingente comenzó a romper cristales y a realizar pintas en la sede del ayuntamiento que alberga a las galeras municipales donde  murió la joven doctora.

Ingresaron a las oficinas del Palacio Municipal, desde el balcón tocaron la campana y aventaron sillas, documentos, gavetas, todo lo que encontraron a su paso, y le prendieron fuego en la explanada principal.

Ya con el mobiliario en cenizas, los inconformes prendieron fuego a la comandancia y algunas oficinas del interior de la Presidencia.

En la plaza principal decenas de espectadores se concentraron, mientras que un camión de bomberos resguardaba el lugar en espera de elementos de la Guardia Nacional para intervenir y sofocar el incendio que minutos después fue controlado.

Mientras el Palacio municipal se quemaba, en la sala de oralidad del Juzgado en Materia Penal de Carácter Acusatorio para el Tercer Circuito Judicial con sede en Mixquiahuala, se realizaba la audiencia inicial de los siete policías implicados en la muerte de la doctora, entre los detenidos se encuentra la directora de la policía municipal, Estefanía Hernández Díaz.

Durante la audiencia que se prolongó por varias horas, la defensa de los detenidos solicitó la duplicidad del término constitucional, por lo que será hasta el martes próximo, cuando se reanude la audiencia inicial para definir su situación jurídica.

La tarde del miércoles 9 junio, la doctora Beatriz H.R. y que brindaba servicio en el Hospital de Respuesta Inmediata Covid-19 de Actopan, impactó su vehículo contra una camioneta y esta a su vez se proyectó contra otras dos unidades.

Según testigos, la doctora quien nunca se negó a cubrir los daños a causa del choque, descendió de su unidad para brindarle atención médica a las personas lesionadas, pero al lugar arribaron policías municipales quienes la sometieron y la subieron a una patrulla para trasladarla al área de retención primaria, donde fue encontrada tirada al exterior de la celda recibiendo maniobras de resucitación.

A través de escuetos comunicados el Gobierno de Progreso de Obregón señaló que la doctora al ser ingresada al área de retención y ser certificada por un perito, “se asienta con características de físicas atribuibles al uso de sustancias”, asimismo, señalaron que fue encontrada suspendida con un objeto en el cuello, versiones que no han sido solventadas con pruebas.

Comentarios

comentarios