Al referir que las mujeres constituyen una de las fuerzas motrices de la economía de los territorios y en muchos caso, son corresponsables del desarrollo, la estabilidad y la supervivencia de sus familias y en su mayoría, en condiciones de inequidad y de una manera casi invisible, es necesario que tanque aquellas que habitan en el medio urbano, las del rural tengan iguales oportunidades de desarrollo, manifestó el diputado local Onésimo Serrano González.

Luego de referir que en el congreso local ya se acordó hacer un llamado a instancias como la Secretaría de Desarrollo Social y de Desarrollo Agropecuario del Gobierno del estado para que de manera coordinada y en el ámbito de sus competencias, otorguen la asesoría y capacitación necesaria a las mujeres que habitan en las zonas rurales de la entidad.

“Dijo que la población que reside en las áreas rurales del País presenta menores niveles de desarrollo y de bienestar; forma uno de los principales grupos marginados, no sólo por vivir en localidades dispersas en el territorio, lo que les dificulta contar con infraestructura de servicios y de comunicación, sino por su estrecha relación con las actividades agropecuarias, que constituyen todavía su principal sustento económico.

El legislador local añadió que la participación de las mujeres rurales en la agricultura, no está integrada equitativamente al sistema productivo, ya que son objeto de diversas situaciones, entre las que destaca una nula participación en los mercados laborales, agrícolas, así como la inseguridad económica, laboral y alimentaria que sufren.

Afirmó que por lo anterior se deben implementar Políticas Públicas para las mujeres rurales que reconozcan, mediante programas de fomento productivo, de promoción de consumo responsable y sano, el papel de las mujeres del campo como productoras de alimentos y recursos medicinales y como depositarias de una cultura alimentaria ancestral y que tales programas consideren las diferencias regionales; que incluyan asesoría y acompañamiento, técnico, organizativo y administrativo”.

El legislador dijo que en el país miles de mujeres tienen que buscar hasta un doble trabajo ante la necesidad de llevar alimentos y bienestar a sus familias y actualmente un número mayor contribuye al sostenimiento de las familias, en particular el medio rural, donde se convierten cada día en jefas de familia debido a la migración de sus parejas e hijos.

“En México, más de un millón de mujeres rurales en los últimos cinco años, han asumido la calidad de jefas de familia frente y al mismo tiempo la llevan a cabo labores del campo, desde la preparación de la tierra, la siembra y el desarrollo de los cultivos.” Onésimo Serrano González, diputado local

Dijo también que Cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo del Gobierno Federal, refieren que de cada 100 hombres pobres, hay 115 mujeres en la misma condición, con el agravante de que la pobreza se aceleró del 2002 al 2010 en las zonas rurales más que en las zonas urbanas.

Comentarios

comentarios