— El gobierno tiene que asumir su responsabilidad de satisfacer la necesidad de protección social

— El fondo del fideicomiso se integraría con la aportación de un dólar que se retendría en cualquier tipo de transacción de recursos realizados del exterior hacia México o de nuestro país hacia el exterior

El diputado federal del PRI, Jorge Humberto López Portillo Basave, llamó al Ejecutivo federal a crear un Fondo de Ahorro para el Retiro de los Trabajadores Migrantes, aplicable tanto quienes laboran de manera legal como ilegal, pues los connacionales que prestan sus servicios en el extranjero viven en una situación de vulnerabilidad, producto de la ausencia de apoyo y las dificultades que enfrentar al no contar con los servicios más básicos por no ser ciudadanos o residentes debidamente documentados de los estados receptores.

El legislador afirmó que el gobierno tiene que asumir su responsabilidad de satisfacer la necesidad de protección social tanto de los trabajadores emigrantes que salen del país como la de sus familias, en lugar de depender de la voluntad de los estados receptores de acoger a los emigrantes en sus esquemas de seguridad social.

Precisó que en la Carta Magna el acceso a la seguridad social es una garantía constitucional para todos los ciudadanos, incluso para los emigrantes y debe cumplir el Estado mediante la creación del fondo de ahorro para el retiro de los migrantes, en razón a las injustas condiciones de vulnerabilidad por las que pasan estos trabajadores por encontrarse en un estado de indefensión de sus derechos humanos, sociales y laborales.

Abundó que aunado a lo anterior está la ausencia de apoyo del estado de origen, que no les brinda protección alguna, y por tanto se deben crear medidas protectoras, a través del reconocimiento más amplio de los derechos humanos fundamentales y sociales de todos los trabajadores migrantes

López Portillo Basave señaló que el fondo del fideicomiso se integraría con la aportación de un dólar que se retendría en cualquier tipo de transacción de recurso realizados del exterior hacia México o de nuestro país hacia el exterior, tanto de las personas morales como físicas, además de las aportaciones voluntarias de los migrantes y en donde el gobierno federal será subsidiario en la medida de las contribuciones de los compatriotas.

Explicó que ello se hará con base en la normatividad aplicable a los fideicomisos públicos y que el órgano de gobierno sería, de acuerdo a la propuesta, el Instituto Nacional de Migración o el Instituto de los Mexicanos en el Exterior.

Dijo que con este mecanismo para el retiro se ampliará el mandato constitucional en materia de seguridad social en favor de los migrantes, y apuntó que en las últimas décadas, en México ha crecido y prosperado la migración, sin olvidar, antes que nada, los altos costos sociales tan importantes, los cuales no son dimensionados y que no se compensan con las remesas que envían y que son destinadas a cubrir en la mayoría de los casos las necesidades elementales de las familias.

De esta manera, añadió, la migración constituye una actividad productiva, toda vez que el envío de dichas remesas es una de las principales fuentes de ingresos para nuestro país, al convertirse en una válvula de escape al desempleo en México y al permitir que se dote de servicios a las comunidades de origen de los emigrantes, lo que a su vez propicia el consumo de bienes y servicios en los lugares receptores de los envíos económicos que hacen los connacionales y que significan la tercera fuente de ingresos de divisas para el país.

El legislador priista subrayó que no obstante esta situación, las condiciones de los trabajadores migrantes para realizar su trabajo son precarias, con pocas garantías de seguridad social, además de no tener recursos suficientes para afrontar un retiro con dignidad cuando las circunstancias les impiden continuar trabajando y más aún como migrantes.

Esto les dificulta contar con un fondo de ahorro para el retiro, y de ahí el imperativo de crear un fideicomiso como el instrumento jurídico idóneo que permita a los trabajadores migrantes gozar un fondo de ahorro para el retiro, pues su único delito es querer trabajar, arriesgando incluso su vida para poner comida en el plato de miles de mexicanos, expuso el diputado Jorge Humberto López Portillo.

Comentarios

comentarios