Con una misa en la zona cero, pobladores de Tlahuelilpan y Tlaxcoapan recordaran a sus víctimas de la explosión e incendio en un ducto de Pemex ocurrida un 18 de enero del 2019.
A unos días de cumplirse 4 años de la tragedia que le quitó la vida de 137 personas, familiares han comenzado a llegar a la zona para limpiar y pintar las capillas construida en memoria de las víctimas.
Mientras tanto, elementos de seguridad física de Pemex y Guardia Nacional, realizan rondines en la zona, vigilando los ductos de Pemex, “ya han pasado 4 años y el robo de combustible continúa”, señalaron pobladores de Tlahuelilpan.
En Hidalgo, el robo de hidrocarburo es uno de los principales delitos del fuero federal que se cometen, a pesar de la tragedia, este ilícito crece cada día más.
Familiares de las víctimas, señalan que el memorial que les prometieron, nunca se construyó, “solo los cimientos de lo que sería una capilla abierta, es lo único que lograron construir”, indicaron los pobladores, que además recriminaron que las becas y apoyos económicos a los niños huérfanos se dejaron de otorgar.
Fue un 18 de enero del 2019, minutos antes de las 19:00 horas, cientos de pobladores recolectaban hidrocarburo que emanaba de una fuga fuera de control provocada por una toma clandestina, el combustible se regaba por una zanja.
De repente, el combustible se prendió, y el fuego comenzó a correr por la zanja hasta llegar a la fuga, donde cientos de personas estaban bañadas de hidrocarburo.
El fuego, en segundos, calcinó a decenas de personas, que no lograron escapar, otras lograron correr entre un sembradío de alfalfa, hombres, mujeres y niños corrían envueltos en llamas, gritaban pidiendo ayuda.
En el campo de cultivo quedaron decenas de personas agonizando, las cuales, en los siguientes días, murieron en distintos hospitales.
En total, 137 personas perdieron la vida, 73 de ellos, quedaron calcinados irreconocibles en el lugar del incendio, el resto en hospitales.

Comentarios

comentarios