Peloteros del altiplano han sabido sacar ventaja, Autoridades se niegan a respetar derechos de deportistas

Un campo deportivo cerrado y en malas condiciones, un dedo de un niño reconstruido y la necesidad de decenas de niños y padres de familia de trasladarse de su lugar de origen a otro municipio para poder practicar deporte, son parte del saldo que dejó la determinación del presidente municipal de Tlanalapa, Arturo Ramírez Damián, de realizar un rodeo nocturno en el campo de beisbol y dejar a los peloteros locales sin su espacio.

El mismo edil que a principio de año fue noticia el presuntamente provocar un accidente vial en el que hubo cuatro lesionados, no ha concedido a los beisbolistas de su municipio la oportunidad de dialogar para llegar a un acuerdo sobre la reparación de los daños al campo deportivo, el cual incluso ha cerrado.

En el acta de cabildo en la que se otorga el permiso para el desarrollo del rodeo nocturno se lee: el presidente Arturo Ramírez Damián, sugiere a la Comisión (de Feria) que bajo las condiciones y la responsabilidad de ambas partes es de permanecer en calma y sin agresiones en contra de los beisbolistas y como Comisión es compromiso de dejar las instalaciones de la Unidad Deportiva en las condiciones como la reciban.

Continúa la intervención asentada del munícipe como responsable de entregar y recibir el área deportiva es el director del deporte Jonnathan Pulido Castillo, el presidente comenta que para el evento se contará con Seguridad Pública y Estatal (sic).

En el acta de la sesión del 22 de junio del año en curso, citada ex profeso para tratar el permiso para el rodeo de media noche, se asienta que la Asamblea lo acepta por unanimidad con la condición de devolver el campo en buen estado, lo cual no ha ocurrido.

Dentro de la misma sesión propuesto a los organizadores que dicha actividad se realizara en el Lienzo Charro, ubicado a sólo unos metros de la unidad deportiva y que es propicio para ese tipo de actividades, sin embargo se negaron con el argumento de que en el lugar no se podría controlar la taquilla y que las ganancias del rodeo serían para los festejos de feria.

No se manifiesta en el acta los costos de las entradas, ni la distribución de lo recaudado en la taquilla para el fin expuesto y el pago de la empresa que presentó el espectáculo, así como tampoco que el costo de entrada sería de 30 pesos y para los niños de 15, a una actividad de media noche en la que hubo venta de bebidas alcohólicas.

De hecho uno de los menores asistentes, Jesús Jair Hernández Morales, de 15 años de edad y vecino de la localidad, recordará siempre su asistencia al rodeo de media noche, pues le tuvo que ser reconstruido un dedo de la mano que fue golpeada por un toro.

Además de este incidente, hubo connatos de bronca durante prácticamente todo el desarrollo del rodeo y aún a la mañana siguiente lo que pudieron observar los niños beisbolistas que acudían al inicio del torneo Tlanalapa: niños con valores, era a personas ataviadas con pantalón de mezclilla y sombrero vaquero, tambaleándose y en evidente estado de ebriedad, algunos incluso vomitando al interior de la unidad deportiva.

Carlos González, dirigente de la liga local de beisbol señaló en entrevista “nosotros hacemos lo que hicieron nuestros abuelos y nuestros padres, jugamos beisbol y se lo enseñamos a los niños, ellos hicieron ese campo con su esfuerzo, vendían sopes, vendían enchiladas, nos enseñaron a quererlo y respetarlo”.

Añadió que además de los daños al pasto e incluso a las estructuras de concreto por los camiones que fueron conducidos sin el cuidado suficiente al interior de la unidad deportiva, el espacio también requerirá de pintura pues los baños fueron dañados con pintas en tan sólo unas horas.

Pese a la situación de incertidumbre y en la que han decidido no hacer más manifestaciones por temor a represalias, incluso de carácter personal y familiar, los beisbolistas expresaron su deseo de dialogar, recuperar su campo en buenas condiciones y que el edil Arturo Ramírez recuerde los ofrecimientos que hizo en campaña de impulsar el deporte y apoyar en el sano desarrollo de la niñez y juventud de su demarcación.

Por su parte el presidente de la Liga Pequeña de Beisbol de Hidalgo, Pedro Solares Soto, aseguró que del saldo negativo han sabido sacar provecho, gracias al apoyo de autoridades del vecino municipio de Tepeapulco y del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Detalló que en Ciudad Sahagún, perteneciente a esa demarcación, existe infraestructura que no es totalmente aprovechada y que recibieron con agrado la participación de los niños peloteros del altiplano para que sean los beneficiarios de sus instalaciones y en ellas se promueva el deporte y la sana convivencia.

“Ya tenemos incluso el compromiso con el manager Andrés Sánchez, quien fuera campeón como jugador con los Diablos Rojos del México y actual campeón nacional juvenil como estratega, para traer a la Selección Mexicana de 15 años de edad a jugar en Ciudad Sahagún contra un combinado estatal y que sirva esto como un incentivo más para impulsar el beisbol en el municipio y la región” puntualizó Solares Soto.

Comentarios

comentarios