Necaxa no tiene nada que perder ni ganar, Cruz Azul Hidalgo se lo juega todo en la J – 15

Luego de un par de empates que cortaron su racha ganadora, la Máquina cementera de la Cruz Azul Hidalgo mantiene viva la posibilidad de acceder a la liguilla del Torneo Apertura 2012 del Ascenso MX, aunque para asegurar boleto depende de otros resultados.

Por supuesto que lo que deberá buscar la escuadra hidalguense en la última jornada de la fase clasificatoria es ganar, aunque en la fecha 15 tendrá como rival a los Rayos del Necaxa, que tienen asegurado su pase directo a las semifinales al ponerse inalcanzable con 28 unidades en el liderato general.

Por el sistema de competencia del Ascenso MX para la fase final de cada torneo, califican siete conjuntos, seis se enfrentan por tres boletos a la semifinal y el líder general pasa directo a esa fase; así que al Cruz Azul Hidalgo le faltan dos escalones para alcanzar la zona de privilegio, pues terminó la fecha 14 en el noveno puesto con 18 unidades.

Joaquín Moreno y sus muchachos no tienen más echar toda la carne al asador el próximo domingo en el Estadio 10 de Diciembre de Ciudad Cooperativa, pues tienen todo que ganar si apuestan no solamente por ganar el encuentro, sino por golear a uno de los más recientes descendidos.

Si juegan con soltura y ambición sus seguidores les reconocerán el esfuerzo y la mejoría luego de haber estado en el fondo de la tabla general y terminar con aspiraciones de liguilla. Más aún si su entrega rinde frutos y golean a los Rayos y eso se combina con otros resultados para darles el boleto, la celebración sería equiparable a la de ganar el campeonato, que por supuesto estarían en posibilidades de pelear.

Por su parte el Necaxa no tienen nada que perder, ni ganar, ningún equipo le puede quitar su primer puesto y tendrá una semana de descanso respecto a las escuadras que disputarán los cuartos de final, así que podría aprovechar el duelo contra Cruz Azul Hidalgo para darle vuelta a su cuadro y buscar cerrar con triunfo con un cuadro alternativo.

Además de ganar, Cruz Azul necesita que no gane Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas y que pierda por lo menos los Reboceros de La Piedad, aunque podría incluso quedar en mejor posición si también pierden los Venados de Mérida.

El caso de La Piedad es el más claro, pues en su territorio tienen marca de dos ganados, par de empates e igual de derrotas y recibirán para cerrar a los Dorados de Sinaloa, que se les escapó el primer lugar, pero buscan quedarse entre los cuatro primeros para terminar los cuartos de final en su propia cancha.

Que Correcaminos no gane también parece posible, porque van de visita con los Tiburones Rojos del Veracruz, cuyo marcador más frecuente de local ha sido el empate y los tamaulipecos como visitantes no han ganado ningún juego en la campaña.

Los que podrían complicarle el camino a los cementeros son los Venados, pues van de visita contra los Estudiantes Altamira, que le han dado a su público cuatro amargas derrotas por solamente dos triunfos, pero sin posibilidades de liguilla no les queda más que morirse en la raya para tratar de agradar a sus seguidores.

Comentarios

comentarios