Con la determinación del gobierno federal de dar prioridad al uso y consumo de combustibles fósiles y evitar la inversión en energías renovables, ha ocasionado preocupación entre los activistas  defensores del medio ambiente en el estado, toda vez que la entidad es una de las más castigadas por utilizar este tipo de combustibles,  como lo es la zona de Tula donde la degradación  es considerada como alarmante,  por lo que incluso se decretó la alerta de daño al medio ambiente.
Al respecto con Roberto Escamilla,   integrante de la organización “Amando La Naturaleza”  señaló  que después de la publicación en el Diario Oficial de la Federación en el que se frena la inversión para energía limpia, se prendieron  los focos rojos  ya que la política del gobierno federal es seguir con el reforzamiento de refinerías con combustibles fósiles que son altamente contaminantes y de esa manera se frena todo proyecto en el país para la producción de energías renovables como la eólica y la solar entre muchas otras más.
Refirió que esta situación  repercutirá de manera negativa en la entidad toda vez que se tiene  previsto que la refinería Miguel Hidalgo que se encuentra instalada en la zona de Atitalaquia y Tula, pueda incrementar sus procesos productivos y con ello se aumente aún más el nivel de contaminación que se tiene en esa zona de la entidad.
El ambientalista, manifestó  que está comprobado que los automóviles no son los causantes del daño ecológico que sufre la región de Tula en la cual están inmersos al menos trece municipios que presentan un impacto ambiental severo y se ha determinado que son las industrias las causantes de esta degradación del medio ambiente en general.
Señaló: “Es preocupante es una idea de los ecologistas que debemos de cambiar la política energética, si bien es cierto que el petróleo es una fuente de desarrollo también sería importante que hubiera una renovación en tecnologías, no podemos seguir apostando toda la vida a estas tecnologías”.
Al mismo tiempo, señalo que es un error apostar a la energía fósil en lugar de la renovable,  ya que el impacto en la salud es alarmante por lo que dijo que los ambientalistas de esta región se mantendrán atentos al desarrollo de esta política, además de que ya han solicitado algunas reuniones con diputados y senadores para tratar de revertir la decisión del gobierno federal.
Cabe hacer mención que en el estado, apenas el año pasado se puso en marcha una granja de paneles solares en la comunidad de El Pinalito en el municipio de El Cardonal, la cual genera energía que se distribuya las comunidades indígenas y beneficia a por lo menos un centenar de familias de esta región del estado.

Comentarios

comentarios