Hasta un 50 por ciento de incremento en la venta de ataúdes se reportan en los talleres de fabricación de estos artículos en Tlaxcoapan.

En la comunidad de Doxey, los almacenes de los talleres están prácticamente vacíos, la producción del día es ingresada directamente a las camionetas que salen a repartir principalmente en el estado de México y la Ciudad de México.

“Las ventas varían mucho, hay semana que si hay buenas ventas y hay semanas que está muy tranquilo, además la gente no trabaja como debe de ser porque tienen temor a la pandemia”, señaló José Gerardo Jiménez Hernández dueño de unos de estos talleres.

El hombre recordó que estos meses de abril hasta junio son considerados temporada baja en la venta de ataúdes, pero con la contingencia sanitaria esto cambio, la demanda se incrementó en las últimas semanas.

“Se tenía una venta de 80 cajas a la semana, ahora hay semanas que vendemos 120 cajas”, explicó.

Mientras que, en las tiendas de ventas de artículos para la fabricación de ataúdes, como son solventes, pinturas, agarraderas, e imágenes religiosas, también se reportan altas ventas.

De estas  tiendas, entran y salen pequeños productores cuyos  patios de sus viviendas son acondicionados para la fabricación de ataúdes.

En Tlaxcoapan son más de 300 pequeños talleres dedicados a la producción de ataúdes, poniendo a Hidalgo entre los primeros lugares a nivel nacional en la fabricación de estos artículos.

Comentarios

comentarios