Es el Hospital General de Tulancingo, una de las unidades receptoras de gran número de mujeres embarazadas, que acuden a solicitar atención médica, no únicamente de ese municipio sino de zonas aledañas, como lo son el Estado de México, CDMX, Veracruz, Puebla, Pachuca, Mineral de la Reforma entre otros, con un número de nacimientos que supera los 13 mil 900 en sólo seis años, factor que obligó a buscar alternativas para lograr una disminución en el índice de cesáreas favoreciendo la atención del parto vaginal y a su vez impactando en la morbimortalidad materna, al disminuir las complicaciones posparto y/o pos evento obstétrico.

Derivado de lo anterior, se concibió la creación de un área especial para las pacientes con embarazo de bajo riesgo, que permita la libre evolución del trabajo de parto, de una manera respetada, segura y con el uso de terapias alternativas para el manejo del dolor, como son los ejercicios de psicoprofilaxis y la deambulación, el acompañamiento y asesoría por parte del personal capacitado que alcanza la confianza por parte de la mujer durante el proceso.

De esta forma, a casi un año de su creación el área rosa también fomenta desde el inicio del trabajo de parto la práctica de la lactancia materna temprana y exclusiva, así como el apego inmediato al momento del nacimiento, lo que disminuye algunas de las complicaciones posparto como lo son la atonía uterina y la hemorragia obstétrica. 

Dentro de las actividades de esta estancia temporal preparto, y mediante asesoría con personal capacitado se promueve el uso de métodos de planificación familiar que permiten disfrutar de la sexualidad de una manera segura, y se acompaña a las mujeres que decidan la interrupción voluntarioa y/o legal de su embarazo, evitando así desenlaces fatales en las mujeres de edad fértil.

De esta forma cualquier usuaria embarazada que ingrese al Hospital General de Tulancingo en una fase de término de la gestación, sigue una ruta asistencial durante la cual, ingresa por el área de urgencias obstétricas para su revisión, seguido por el Triage Obstétrico, se genera un código verde, se realiza una valoración por el médico de primer contacto, se determina embarazo de bajo riesgo y trabajo de parto en fase prodrómica y se envía al área rosa.

De acuerdo al Director del Hospital, Juan José Jiménez Hernández, tras la implementación del proyecto se vislumbran logros a corto, mediano y largo plazo. De esta forma, se concretó como objetivo inmediato la atención preparto a mujeres a punto de entrar a labor, en tanto, ya se trabaja para ir por una reducción de muerte materna e índice de cesáreas, así como en el fortalecimiento del proyecto alcanzando a otros hospitales que pudieran replicar el área con la integración de parteras tradicionales y en formación profesional.

Comentarios

comentarios