Germán Martínez Cázares presentó este martes su renuncia a la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

A través de una carta, Martínez Cázares explicó que su decisión de dejar el cargo es principalmente por la injerencia “perniciosa”  de algunos funcionarios de la Secretaría de Hacienda y  Crédito Público (SHCP) hacía la dependencia.

“Quiero decirlo lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social”, explicó.

Señaló que uno de los objetivos del  IMSS es igualar las condiciones sociales de los mexicanos, y como como órgano fiscal cobra cuotas a patrones y trabajadores para dar cobertura.

Recordó que una de las promesas del Presidente Andrés Manuel López Obrador fue ponerle fin al neoliberalismo, sin embargo, denunció que existen “algunas injerencias de Hacienda (SHCP) son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el “cargo” que el “encargo”.

Aclaró que en el Instituto se respeta al poder Ejecutivo, aunque consideró que el eje de la transformación debe estar encaminado hacia los derechohabientes, y no a los funcionarios que ahí trabajan.

El funcionario señaló que se requiere una gran reforma legal y no una reglamentaria para acoplar al IMSS al sistema universal de salud, al modelo preventivo y al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar.

Esta es la segunda baja en el gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador después de que la subsecretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Patricia Bugarín Gutiérrez, se retiró del cargo el pasado 15 de mayo, “por un asunto personal impostergable”.

Comentarios

comentarios