El Gobierno de la Ciudad de México informó que de acuerdo al dictamen preliminar fase 1 de la empresa noruega DNV, el accidente en la Línea 12 del Metro de la CDMX, que dejó 26 muertos el pasado 3 de mayo, pudo haber ocurrido por  una “falla estructural”.
De acuerdo con el dictamen, detectaron deformación de vigas, fracturas en diversas trabes y soldaduras por donde pasaba el tren. Se indicó que en el análisis se detectó que se usaron cementos diferentes y deficiencias en soldaduras en trabes.  También se mencionó que la estructura no correspondía al diseño y planos iniciales de la construcción.

Otro de los hallazgos preliminares de los especialistas de DNV es que se detectaron la añadidura de varillas que no corresponden a las especificadas en diseño que podrían haberse colocado en una etapa de reparación.
De acuerdo con el informe, los pernos presentes en la estructura no corresponden a los planos.

“Falla estructural por deficiencias en construcción, proceso de soldadura, falta de pernos, soldaduras no concluidas o mal ejecutadas”, fueron algunos de los hallazgos preliminares que se dieron a conocer en la primer entrega del dictamen.
Eckhard Hinrichsen, director de la empresa DNV, detalló que la fase 2 del dictamen se entregará el 14 de julio, mientras que la fase 3 y última, el 30 de agosto.
Por su parte la secretaria de gobierno Claudia Sheinbaum reiteró que se trata de un informe preliminar y que dicha información será pública en páginas oficiales del Gobierno capitalino.

Comentarios

comentarios