Asegura el delegado de la Secretaría de gobernación del gobierno federal en el estado, Luciano Cornejo Barrera, que es necesario que las dos partes en conflicto por el control de la cementera Cruz Azul deban de conciliar intereses a fin de que se pueda solucionar el problema de una vez por todas.
Dio a conocer que este conflicto lo trae directamente el secretario de gobernación Adán Augusto López, sin embargo  dijo, desde Hidalgo también se mantienen pláticas y se está atento a que se pueda encontrar un punto medio que evite nuevos enfrentamientos entre las partes.
Manifestó que en estos momentos, lo principal es que no se recrudezca la violencia y para ello se requiere que las dos partes encuentren las coincidencias necesarias y conciliar los intereses de todos los cooperativistas a fin de que se puedan lograr acuerdos que beneficien a todos.
Al mismo tiempo, aseguró que se han mantenido pláticas con los dos grupos y se busca que cada uno dirima sus problemas desde el ámbito jurídico y también desde la conciliación, ya que insistió, es a través del diálogo como se logrará evitar nuevos disturbios con consecuencias graves como los que se han registrado.
Destacó que este problema se encuentra en diálogo con todos los niveles de gobierno, desde el federal y también el estatal, por lo que incluso, uno de los grupos tiene acercamientos directos con el mandatario Julio Menchaca Salazar, lo que de alguna manera puede beneficiar para una solución.
Refirió que, el control por la cementera entre los grupos de Federico Sarabia y de José Antonio Marín ha originado una serie de enfrentamientos, incluso se han tenido ya ocho decesos, además de varios intentos de toma violenta de la planta; esta situación señaló,  ha originado que la zona de Tula tenga episodios de constantes zozobra ante un nuevo hecho violento que pudiera suscitarse en el corto o mediano plazo.

Comentarios

comentarios