De acuerdo con el presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Julio Manuel Valera Piedras, se vivió una elección distinta, donde hubo condiciones que se consideran atípicas e incluso preocupantes, ya que como nunca se recibieron amenazas e intimidaciones a la estructura tricolor a través de mensajes de celular.

“Nunca en la historia política de nuestro estado se había vivido una experiencia similar y, por eso, no queremos que la jornada electoral pasada sea un preludio de la condición y la vida futura del estado. Aún con eso, como demócratas que somos, en el PRI habremos de respetar la decisión de las autoridades electorales una vez que se califiquen todas las incidencias que hemos denunciado; lo que sí les puedo decir es que tuvimos una extraordinaria candidata, e hicimos la mejor campaña; somos los únicos que recorrimos los 84 municipios”.

Valera Piedras sostuvo que el PRI tiene sus convicciones bien puestas, ya que, dijo, lo que importa es que le vaya bien a la gente. Puntualizó que el partido tricolor está en constante revisión y se ha sabido adaptar a las exigencias de cada época, por ello este tiempo será de auto crítica, reflexión y de trazar un nuevo comienzo desde las bases del partido.

“Estamos revisando sección por sección el comportamiento de nuestro partido y a partir de ese diagnóstico tomaremos cartas en el asunto para trazar nuestro futuro. Las y los priistas de Hidalgo nos mantendremos firmes y dispuestos a defender nuestros ideales. Aquí nos quedamos y aquí nos quedaremos. Seguimos fuertes y seguimos unidos”.

Sobre el papel del primer priista Omar Fayad, el líder estatal del tricolor señaló que en el marco de la ley Fayad respaldó siempre a su partido, como él lo ha dicho: “todas las oportunidades de su vida se las debe a su partido” por lo que siempre ha sido y será leal a la institución política que lo ha respaldado en su trayectoria”.

Con respecto a su permanencia al frente del Revolucionario Institucional en Hidalgo, enfatizó que el Consejo Político Estatal nombró a esta dirigencia por cuatro años y en ese sentido su permanencia se apegará a lo que marcan los estatutos.

“En democracia se gana y se pierde y hoy en condiciones atípicas nos toca, de confirmarse el actual escenario, una derrota. No obstante, tenemos un priismo vivo, vigente y sólido, construido por más de 93 años que será actor definitorio en la construcción de la agenda pública del estado, desdeñarlo sería un grave error. De ratificarse el escenario actual, seremos una oposición fuerte, crítica y definitoria para la vida del estado. Se requiere de los equilibrios políticos para generar una gobernabilidad plena, y ahí el PRI será factor determinante, que no quede duda” concluyó.

Comentarios

comentarios