Por unanimidad los legisladores locales de las diferentes fracciones parlamentarias en la LXI legislatura local aprobaron ayer las  modificaciones al artículo Quinto de la Ley para la Atención y Sanción de la Violencia Familiar para el Estado, a fin de incluir la obligatoriedad al estado de brindar además de apoyo jurídico y psicológico atención médica a las víctimas de violencia.

Al respecto los diputados Luis Alberto Marroquín y Elisa Licona, presentaron en proyecto para modificar la fracción II de la Ley y adicionar un párrafo al artículo 5, con lo cual se brindará atención médica a víctimas de violencia, ante las graves secuelas que se vive por este delito, al asegurar que hasta el momento nadie se hacía cargo de atender sus lesiones. 

Marroquín Morato, señaló que la ley sólo contemplaba proporcionar atención jurídica y sicológica; sin embargo,  investigaciones han comprobado que la violencia familiar es un problema de salud pública, toda vez que las personas que sufren maltrato llegan a los hospitales para recibir atención por daños físicos, debido a las graves consecuencias que tiene en el bienestar y desarrollo físico, psicológico y social de sus integrantes”.

En la exposición de motivos los legisladores aseguraron que de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endire), realizada en el 2011 en esta entidad se registraron 134 mil casos de violencia y en el país cinco millones de personas vivieron un episodio violento, por lo que urgieron atención inmediata con lesionas de leves a graves.

A su vez el diputado Juan Manuel Camacho Bertrán, explicó que  la violencia puede manifestarse a través de abandono, maltrato físico, psicológico, sexual o económico, maltrato que muchas veces puede generar lesiones, retrasos en el crecimiento, discapacidad parcial o total, pérdida de años de vida saludable e incluso la muerte, por lo que su prevalencia causa efectos nocivos e incluso fatales”.

En el 2011 según Encuesta Nacional, más de 150 mil mexicanos integrantes de familias violentadas, tuvieron que hospitalizarse u operarse como resultado de incidentes, 112 mil 82 sufrieron algún tipo de fractura, 139 mil 397 han presentaron cortadas, quemaduras o pérdida de dientes, y 158 mil 626, se vieron impedidos para mover una parte de su cuerpo.

Comentarios

comentarios