Tras el amago de acciones legales por parte del Gobierno de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador, informó que el mecanismo Covax enviará a México 10 millones de vacunas pediátricas contra el COVID-19.

El mandatario mexicano había denunciado el lunes que su Gobierno presentaría una denuncia ante instancias internacionales contra la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el mecanismo Covax por incumplir con la entrega de vacunas por un monto de 75 millones de dólares.

Durante la conferencia de prensa matutina, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell subrayó que las vacunas tendrán que llegar a más tardar en septiembre, por lo que se reservan a emprender cualquier acción legal si no se cumple este compromiso.

El subsecretario reiteró que la adquisición de vacunas a través de Covax ha sido un proceso «tormentoso».

«Entregas tardías, poca claridad en cuanto a los criterios de asignación tanto de los tipos de vacuna, como de las cantidades y calendarios de entrega», manifestó.

Al respecto, recordó que el mecanismo Covax surgió para garantizar el acceso equitativo a las vacunas, principalmente para países de bajos ingresos.

Sin embargo, dijo que el propio presidente ha expresado «que no fue satisfactorio en lograr ese mecanismo de equidad».

López-Gatell acusó que los laboratorios privilegiaron sus negocios privados y se dedicaron a venderlas a aquellos países que las habían contratado.

«Esto es muy lamentable y queda como una lección aprendida, profunda, de cómo los mecanismos internacionales de Naciones Unidas como otros, tienen que mejorar para tener una verdadera filantropía», expresó.

Comentarios

comentarios