Bajo el lema de adaptarse para sobrevivir, bares de la ciudad de Tula comenzaran  a modificarse para convertirse en restaurantes o fondas con venta de comida para llevar.

Así lo explicó Nora Manuela Vázquez presidenta de la unión de bares, antros y billares de Tula, quien señaló que como giros rojos no podrán abrir sus puertas, “va para largo y no hay fecha para cuando podamos reabrir como el giro que éramos, pero tenemos que convertimos en restaurantes para poder trabajar”.

Por ello, las autoridades municipales les dieron la opción de cambiar el rubro de sus negocios para convertirlos en restaurantes para venta de alimentos para llevar.

La mujer explicó que no es rentable esta opción, pero es la única manera de poder reabrir sus negocios porque de ellos dependen miles de familias.

De los 10 meses que lleva esta pandemia, los giros rojos han estado cerrado 5 meses, “la afectación económica es mucha, la mayoría de los establecimientos está al borde la quiebra, de cerrar por completo, por eso buscamos entrar como una opción de entrar como una actividad esencial, adaptarnos finalmente”, indicó.

Los bares que ahora serán restaurantes, podrán abrir hasta las 20:00 horas con venta de alimentos solo para llevar, por ello algunos ya colocaron en sus puertas letreros con el anuncio de venta de comida.

Según los propios líderes de la unión de bares, en la primera ola de la pandemia, cerraron el 50 por ciento de los bares y antros de la ciudad de tula, dejando sin empleo a más de mil personas.

Comentarios

comentarios