Veintiocho internos de un centro de rehabilitación de adictos, la mayoría jóvenes, fueron asesinados la tarde del miércoles por un comando armado en Irapuato, Guanajuato; 24 personas murieron en el lugar y 4 en el hospital, tres personas más se encuentran hospitalizadas.

El titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Pedro Cortés Zavala, informó que varios sujetos entraron al anexo y tiraron al suelo a los internos y les dispararon; de acuerdo a las investigaciones preliminares, los días individuos llegaron en una camioneta roja al centro de rehabilitación para adictos. En el lugar se encontraron armadas AK-47.

Refirió que tras el ataque siete personas resultaron lesionadas: cuatro fueron trasladados en ambulancias a diversos hospitales y tres de las víctimas se desplazaron por sus propios medios.

Este tipo de lugares han sido blanco constante de ataques en Irapuato, el segundo municipio más poblado, 600,000 habitantes, del central estado de Guanajuato.

El 4 de diciembre del año pasado un comando armado ingreso a uno de estos establecimientos y secuestró a 25 personas internadas.

El 8 de febrero de este año, en otro centro secuestraron a cinco personas, además de incendiar dos casas aledañas, un taller mecánico, automóviles y motocicletas.

De igual manera, el pasado 6 de junio otras 10 personas fueron asesinadas en otro ataque al interior de otro centro en Irapuato, considerada una de las cinco ciudades más peligrosas del mundo, de acuerdo con el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

El gobernador de Guanajuato, el panista Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, condenó la matanza y advirtió que, en la entidad, territorio del cártel Santa Rosa de Lima, que mantiene una disputa con el cártel Jalisco Nueva Generación, se necesitan más que nunca acciones coordinadas entre la Federación y el estado.

“Lamento profundamente y condeno los hechos ocurridos esta tarde en Irapuato. La violencia generada por la delincuencia organizada no solamente priva de la vida a los jóvenes, sino que además roba la paz a las familias guanajuatenses”, escribió en sus redes sociales.

Por su parte El presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó el ataque y lo que calificó como un hecho “fuertísimo”; además, hizo un llamado al gobierno local a trabajar de manera conjunta.

“Lo de Guanajuato de ayer fue muy fuerte, no vamos a abandonar al pueblo de Guanajuato. Tenemos elementos de la Secretaría de Marina, de la Defensa Nacional y de la Guardia Nacional, van a continuar protegiendo a la población. Es una situación muy grave”, dijo.

Asimismo, El mandatario aseguró que esperará el informe de la fiscalía sobre el caso; sin embargo, indicó que es necesario hacer cambios en las instituciones de seguridad en la entidad, pues ayer se reportó 36 por ciento de los homicidios de todo el país en Guanajuato.

Comentarios

comentarios