Luego de la aprobación en el Congreso del Estado para que el 18 de abril de cada año sea considerado como Día del Tenango, y de realizar cambio a la ley en la materia, los artesanos no solamente del municipio de Tenango de Doria sino de todos los del estado en general, cuentan ya con los elementos legales para poder realizar una defensa jurídica de sus productos, aseguró el presidente municipal de dicha demarcación Aldo Molina.     

Al mismo tiempo, el alcalde, lamentó que durante años los bordados han sido utilizados de manera indebida por grandes diseñadores, además de que también han sido víctimas del coyotaje y la aparición de productos piratas que provienen de países como China, además de manifestar que poco se podía hacer para defender el trabajo de los artesanos del estado pero ahora señaló, todo ha cambiado.

De igual manera, recordó que en el 2017 la asamblea municipal decretó el ocho de abril como el día del Tenango, lo cual fue ratificado la semana pasada por los diputados locales lo que dijo,  es una muestra de la voluntad que se tiene para defender a los artesanos de las empresas que han lucrado con sus productos no solamente en el estado sino en el país y  fuera de este donde  diseños y productos alcanzan precios elevados sin que los verdaderos autores reciban nada a cambio.

Aldo  Molina, aseguró que durante muchos años los artesanos fueron víctimas de plagios por diseñadores famosos, además de que diversas empresas también se apropiaron de manera indebida de su trabajo sin que ninguno de ellos tuviera alguna sanción o les haya retribuido económicamente por lo que con la determinación en el Congreso del estado las cosas cambian en ese sentido.

El alcalde precisó que   al nombrar a Tenango de Doria como cuna de los bordados, cualquier otro trabajo que salga fuera de este lugar no podrá ser considerado como original, por lo que refirió, es el inicio para que haya la base jurídica de defensa de este trabajo; aparte de los  plagios, otro de los problemas graves que enfrentan los artesanos es el coyotaje,  ya que considera que el 70 por ciento de los bordados que se venden son a través de este mecanismo y sólo un 30 por ciento  de manera directa con los bordadores así como varios productos más. 

Comentarios

comentarios