Después de que el activista y poeta Javier Sicilia aseguró que realizará una marcha a Palacio Nacional, para exigir una modificación en la estrategia para combatir la violencia en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no habrá un cambio en la estrategia de seguridad de su gobierno.

“Adelante la protesta, desde luego no compartimos puntos de vista, eso es normal… Ahora si que lo que diga mi dedito, no, aunque hagan todas las manifestaciones, no vamos a regresar a la estrategia fallida que causó tanto daño, que enluto a México y todavía estamos padeciendo”, aseguró esta mañana.

Durante su conferencia de prensa, el presidente descartó recibir al activista, pero dijo que será la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero o Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, quien pudiera atenderlo.

“Imagínense que voy a estar esperando aquí y la prensa conservadora, fifi, y nuestros adversarios dándose vuelo, yo haciéndole el caldo gordo a los conservadores: el gran encuentro, cuántos días de notas en la prensa fifi sobre la marcha y el encuentro para que me sienten en el banquillo de los acusados: ‘Vilipendiado el presidente, hasta que hubo alguien que le dijo sus verdades’, da flojera eso”, señaló.

El fin de semana, Javier Sicilia, quien en 2011 articuló el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD),  publicó en el semanario Proceso una carta dirigida al presidente López Obrador para exigirle un cambio en la estrategia del gobierno y combatir la violencia.

«Voy a caminar para recordarnos y recordarte, Presidente, la imperiosa urgencia del ahora. Este no es momento para tomar el tranquilizante del gradualismo que nos pides. Nos están matando, desapareciendo, violentando de maneras cada vez peores. Es momento de cambiar la estrategia por una a la altura de la emergencia nacional y la tragedia humanitaria que padecemos», escribió el poeta.

Asimismo Sicilia señaló que parte del motivo de la marcha será para decir a López Obrador, y a los que quieran escuchar, que es momento de “abandonar el hábito” de insultarnos, descalificarnos, difamarnos  y polarizarnos.

“Por ello voy a caminar de nuevo con lo único que tengo, mi dignidad, mi rabia y mi palabra, para decirte a ti y a los que quieran escuchar que la casa de todos sigue en llamas, que debemos abandonar el hábito –que nos inoculó la violencia—de insultarnos, descalificarnos, difamarnos, polarizarnos; que debemos sacudirnos la indiferencia bovina a la que, a fuerza de horror y miedo nos está reduciendo la violencia, hasta normalizar el crimen, y que sólo unidos podemos hacer posible lo único que importa: la verdad, la justicia y la paz”.

Comentarios

comentarios