México enfrenta retos considerables en materia de derechos humanos y una tasa de impunidad “lastimosamente” alta, reconoció Miguel Ruiz Cabañas subsecretario para asuntos militares y Derechos Humanos de la Secretaria de Relaciones Exteriores durante la revisión al Estado mexicano sobre la situación de derechos humanos, en el marco del Examen Periódico Universal (EPU), donde participan 102 países.

Ruiz Cabañas explicó que México es una república federal con 32 estados, cada uno con su propia constitución y poderes, lo que complica la coordinación entre los distintos niveles del Estado, aproximadamente el 95 % de los delitos y violaciones a los derechos humanos son de jurisdicción estatal.

La gran mayoría de países que participaron en el EPU recomendaron a México establecer una fiscalía general autónoma e independiente del ejecutivo para poder hacer frente a los altos niveles de corrupción e impunidad en los que se encuentra inmerso el país.

El delegado de Estados Unidos solicitó también a las autoridades mexicanas que los responsables de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa rindan cuentas. Argentina y Chile también ahondaron en el tema de las desapariciones forzadas y si bien reconocieron los esfuerzos realizados, pidieron más ahínco en las investigaciones y sanciones, y  por su parte el delegado de Venezuela, pidió garantizar los derechos de las personas migrantes y luchar para reducir los niveles de pobreza extrema.

Esta es la tercera ocasión que México es sometido al Examen Periódico Universal (EPU), un mecanismo del Consejo de Derechos Humanos que evalúa el estado de las libertades fundamentales y por el que deben pasar cada cinco años todos los Estados miembros de la ONU.

Comentarios

comentarios